Big Data: aliada para cuidar los océanos

Tigo Panamá | 8 de junio, 2021

Big Data: aliada para cuidar los océanos

Comparte

Países que tienen costas y cuyas economías dependen en gran medida del mar saben que Big Data: aliada para cuidar los océanos es un recurso valioso.  Con motivo del Día Mundial de los Océanos le dedicamos un artículo al uso de los datos para protegerlos.

A continuación, presentaremos ejemplos del uso de macrodatos en la investigación y protección marina. También, mostramos algunas razones por las que cuidar los océanos se hace apremiante. Dicho esto, empecemos.

Si hoy, le preguntan ¿por qué son valiosos los océanos que responderá? Le damos algunas pistas.

  1. Más del 70% del planeta Tierra está cubierto por océanos.
  2. Los océanos y mares conectan a las naciones.
  3. En los océanos viven gran parte del sustento de muchas personas. Se espera que sean 40 millones de personas para el 2030.
  4. Destacan como el más diverso ecosistema biológico que existe.
  5. Albergan una barrera natural contra desastres climáticos.
  6. De vivir en Panamá, recuerde que fueron corrientes marinas que acumularon sedimentos durante millones de años y dieron como resultado este istmo. Así, surgió el pedazo de tierra que dividió el mundo en dos océanos, que conecta continentes y rutas comerciales del mundo.  
  7. El aire que respira se lo debe en gran parte a los océanos.
  8. No podría existir vida sin los océanos.
  9. 50% del oxígeno del mundo es producido por microorganismos que viven en el océano.

¿Sabía que para los pueblos indígenas las fuentes de agua son sagradas? Por ejemplo, en el caso de los mayas, ellos consideraban sagrados los océanos porque eran la entrada al inframundo. Una interesante visión de un ecosistema tan espectacular ¿No le parece?

Trate de imaginarse este país sin océanos, sin Canal y sin ser ruta marítima ¿Cómo sería? Mejor no lo imaginamos. En resumen, los océanos son fundamentales para la economía panameña.¡Veamos un poco más!

¿Celebrar o concienciar sobre los océanos?

Antes de continuar, es clave saber que este año el tema del Día Mundial de los Océanos es: “El océano: vida y medio de subsistencia”. Y, es prudente preguntarse si todo se reduce a colocar una publicación en redes sociales con el hashtag del día y así se protegen. En especial, cuando los océanos se han transformado en el basurero de los habitantes del planeta.

Lo cierto es que a menos que todos tomen conciencia de la gravedad del problema un día no ayuda mucho.

Hay que buscar soluciones alternas, entre ellas, el poder de los datos para hacer cambios. Si desea saber más, lea al respecto en el artículo ¿Cuál es el poder de los datos?

“Conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos” de cara a 2030.

-Objetivo de Desarrollo Sostenible 14

Pese a los escenarios complejos como la contaminación, en Big Data: aliada para cuidar los océanos hay una posibilidad de mejora medible. Asimismo, existe una tendencia a utilizarla para solucionar problemas medio ambientales

Big Data, aliada para cuidar los océanos

A través de sensores de Big Data, organizaciones mundiales buscan proporcionar mejores esperanzas a los océanos. Por ejemplo, para evitar siniestros relacionados con el derrame de petróleo y sus consecuencias para la vida marina, las costas y los océanos.

Gracias a Big Data, hoy existen opciones. Con solo utilizar y gestionar bien los datos en las refinerías, el monitoreo es exhaustivo, se pueden evitar accidentes porque se detectan fallos y se toman mejores decisiones.

Aún cuando su negocio no trabaje con datos relacionados con los océanos ¿o quizás si? una sugerencia válida es contar con un Data Center certificado y que opere con normas de protección ambiental.

Un caso de éxito

Cada año, Fregata Space utiliza Big Data y machine learning para evitar que más de 8 millones de toneladas de plásticos acaben en los océanos. ¿Cómo lo hace? Utilizando tecnología satelital, para transformar imágenes en información:

  1. Capturan datos.
  2. Preparan los datos y utilizan su tecnología propietaria para evitar la contaminación. 
  3. Una vez, lista la data sus clientes tienen acceso a predicciones, KPIS e información para implementar acciones. 

 ¿Qué imágenes captura? Son imágenes que proceden del monitoreo de las costas y de las desembocaduras de los ríos. Así, la empresa tecnológica (SAAS), es capaz de implementar el plan de capturas de residuos antes de que lleguen al mar abierto.

Algo similar a lo que sucede con el proyecto BOB de Marea Verde en Panamá, solo que la tecnología y los datos se utilizan preventivamente, no cuando la lluvia arrastra la basura que contamina los ríos y va con ruta al mar.

Sensores en animales marinos

¿Le gustaría saber que hay en el fondo marino? ¿qué sucede con los animales que allí viven? Ya es posible, existen sensores de Big Data que recogen información sobre el entorno, la vida y datos sobre el cambio climático. 

Más allá de lo que conocemos, es posible ver el fondo del mar desde la perspectiva de un pez o de una tortuga. ¡Sí! Leyó bien, existen científicos marinos que hacen posible que los animales sean los guías del océano. Utilizando nanotecnología colocan transmisores biodegradables en el cuerpo del animal (son inofensivos para ellos).

Cabe destacar que el proyecto CAASE es auspiciado por la Universidad del Rey Abdullah de Ciencia y Tecnología de Arabia Saudí. Es así, como la gestión de datos se sumerge en los océanos para conocer lo que por millones de años la humanidad ha ignorado.

Big Data: ojos para cuidar los océanos

Otro ejemplo, al estilo de Big Brother (con ojos 24/7 pero, en el mar) proviene del Instituto Scripss de Océanos de la Universidad de San Diego, California.  

Nos referimos al proyecto Argo Float, que utiliza más de 3,800 boyas en océanos del mundo, para medir tanto en la superficie como en el fondo del mar. De hecho, bajan hasta 6.000 metros de profundidad ¿Qué hacen estos aparatos? Captan datos que son esenciales para estudiar los efectos del cambio climático en las aguas saladas.

  • Miden características y propiedades del agua de mar.
  • Reconstruyen el perfil de cada océano.
  • Detectan la temperatura, las corrientes marinas, niveles de salinidad.

Una vez, tienen los datos, lo que hacen durante las 24 horas todos los días del año, se envían a dos servidores que se encuentran estratégicamente ubicados en Estados Unidos y Francia. Luego, cruzan datos con los centros de investigación de océanos. En esencia, funcionan como cuadros integrales de mando que permiten predecir y tomar acciones. Igualmente, los datos son de acceso abierto a investigadores especializados en la vida marina. Así, se abre la oportunidad para nuevas investigaciones.

Si le parece curioso el nombre sepa que se eligió por una razón histórica. Pues bien, Argo hace referencia al conjunto de boyas que funciona con los satélites de observación de la tierra llamados Jason, que miden la forma de la superficie del océano. Y, en la mitología griega, Jason navegó en su barco llamado Argo en busca del vellón dorado.

Para concluir, volvemos a recordarle la importancia de los océanos y de cómo Big Data se utiliza para su conservación. Antes de irse, si no lo ha hecho, le sugerimos leer el artículo completo y le agradecmos compartirlo con otros.

¿Sabía que Big Data también apunta al reciclaje? lea más aquí

Comparte

Comentarios