Big Data y Educación en tiempo de confinamiento obligatorio

Tigo | 24 de agosto, 2020

Big Data y Educación en tiempo de confinamiento obligatorio

Comparte

Estudiar desde casa en medio de confinamiento supone retos para todos los actores del ecosistema educativo. Si bien antes de la pandemia las soluciones en línea para la educación no eran obligatorias, las circunstancias han propiciado que ahora lo sean. Es aquí donde los expertos en tecnologías, diseño, arquitectura y análisis de datos tienen una oportunidad de oro, porque cada país que implementa este modelo de formación no presencial está generando millones de datos específicos sobre el comportamiento de los estudiantes y del uso de esas plataformas educativas en una situación extraordinaria que arrojará información vital en tiempo real y para el análisis a posteriori. 

El ideal de la educación radica en mejorar los procesos que se dan en torno a la enseñanza y el aprendizaje de los alumnos. En el nivel educativo que sea lamejora continua es fundamental.

Así como la tecnología cambia con celeridad, y en muchos casos nos sorprende, la formación permanente se va adaptando en un ritmo más lento a estos cambios, adoptando nuevas metodologías y herramientas para lograr su objetivo: educar personas.

Ambas, tecnología y educación, tienen en común poner en el centro al humano, y es preciso recordar que los procesos de enseñanza y aprendizaje son consecuentes en todo lo que hacemos durante nuestras vidas. 

Big Data y educación

El conjunto de tecnologías y prácticas que hacen posible el almacenamiento, tratamiento y análisis de las enormes cantidades de datos que se generan en el mundo conforman lo que conocemos como Big Data. Al aplicar esas soluciones en el marco de la educación se dan mejoras en todos los niveles:

  1. Descriptivo (qué ocurre). 
  2. Diagnóstico (por qué ocurre).
  3. Predictivo (qué puede suceder).
  4. Prescriptivo (cómo se puede mejorar).

El valor de aplicar Big Data a la educación radica en su fortaleza para mejorar los procesos. Del análisis de los estudiantes es posible detectar los avances y el ritmo en el que están o no aprendiendo, notar patrones de comportamiento colectivos (anonimizados) e individuales (personalizados) a los estímulos educativos. 

Recordemos que los datos por sí solos no hacen la diferencia, el elemento clave está en el análisis, en responder preguntas y cuestionamientos en función de esos datos.

Los profesionales de la educación y los científicos de datos pueden hacer una combinación de preguntas, cuyas respuestas y soluciones serán la pieza que hace falta para la comprensión del proceso educativo en tiempos de dispositivos móviles y redes sociales.

En este punto nos detenemos para mencionar que aun cuando el escenario socio educativo cambia, las preguntas son las mismas que debemos hacer en unanálisis holístico de datos: ¿Por qué progresa o no un estudiante? ¿Cómo se relaciona una variable X con la experiencia que tiene el alumno en la plataforma virtual de aprendizaje? ¿Cuánto tiempo es prudente para cada lección?  ¿Qué podemos hacer diferente? ¿Dónde están recibiendo sus clases los alumnos? ¿Cuentan con las herramientas básicas para el proceso de formación?  ¿Qué tipo de contenidos y dinámicas utiliza profesor? ¿Cuán amigable e interesante es la plataforma? Y muchas otras preguntas adaptadas a los 360 grados del ecosistema educación.

¿Será posible personalizar el proceso de aprendizaje?

Expertos predicen que será posible, ven en Big Data en este período de confinamiento, y a futuro, una herramienta capaz de revolucionar, de romper con el modelo educativo al que nos hemos acostumbrado durante años, sobre todo, en la educación primaria y básica, donde se fijan las raíces del aprendizaje.

Conociendo los comportamientos de los niños, los patrones, los resultados, la trazabilidad de su viaje de aprendizaje, es posible analizar, suponer, prototipar para realizar los cambios y ajustes que se requieren desde la fuente donde se comparte el conocimiento, partiendo de la premisa que indica que cada persona tiene un ritmo de aprendizaje diferente, destrezas y habilidades que determinan su afinidad con ciertas materias y las dificultades en otras.

¿Cuán importante es conocer la relación entre Big Data y educación para las empresas de tecnología y los estudiosos de los datos?

Áreas de desarrollo y especialización en Big Data aplicada a la educación

Los entornos educativos permiten al especialista en análisis de datos un grupo cada vez más grande de posibilidades, porque no están saturados, son campo fértil para la investigación y el análisis, laboratorios de gran potencial para confirmar hipótesis.

En educación actual, la constante es el cambio, la incorporación de metodologías, tecnología y el ajuste de procesos con foco en el usuario/estudiante.

Los más de 1.700 billones de bytes que se comparten y recogen en soluciones de Big Data por minuto en el mundo preceden a un verdadero desafío en la comprensión y uso adecuado de la data.

Para los expertos en datos se abren oportunidades en el desarrollo de:

  • Analítica de Aprendizaje /Learning Analytics
  • Minería de Datos conocida en inglés como “Educational Data Mining”
  • Aprendizaje Adaptativo
  • Medición y análisis predictivo de modelos educativos experimentales.

Aun cuando parezca utópico se podrán implementar horarios escolares personalizados, predecir la deserción escolar, predecir el desempeño, establecer modelos de enseñanza de las asignaturas con el uso de herramientas y plataformas digitales que recogen datos y su análisis el sistema educativo podrá replantear el modelo que hoy se utiliza.

Comparte

Comentarios