Ciberseguridad, la otra cara de la pandemia

Tigo Panamá | 30 de noviembre, 2021

Ciberseguridad, la otra cara de la pandemia

Comparte

Decir que el Covid-19 cambió las reglas del juego para los negocios, no es del todo justo. Antes de su llegada en 2020, ya el teletrabajo estaba sobre la mesa de discusión de muchas empresas, siendo implementadas por otras y del conocimiento de todas como un futuro inevitable.

Pero la actual pandemia adelantó lo que para muchos sería una realidad que no llegaría dentro de algunos años y se tuvieron que adaptar, apresuradamente, a una nueva forma de trabajo. Junto con ello, cambios no solo de logística, sino también de ciberseguridad.

Ahora cada colaborador se ha convertido en una “sucursal” de su compañía, sin importar dónde se encuentre y la ciberseguridad se ha vuelto imperiosa hoy más que nunca. Y aunque las flaquezas en este tema dependen de cada tipo de negocio, hay ciertos puntos en los que los especialistas coinciden que generan mayor vulnerabilidad.

Riesgos

El principal quizás sea la falta de control que tienen las empresas en las medidas de ciberseguridad de sus colaboradores con los nuevos contextos de trabajo. Prácticas como el BYOD (Bring Your Own Device o Trae tu propio equipo), que como su nombre lo indica, permite que los colaboradores utilicen sus equipos tecnológicos personales (laptops, celulares, etc.) para realizar trabajos de la oficina, conectarse a redes y demás recursos corporativos, hace que información confidencial pueda ser extraída de dichos dispositivos.

Sumado a esto, la poca seguridad doméstica es otro gran reto al momento de implementar medidas de ciberseguridad. Una conexión a internet poco segura, la interacción con otros objetos inteligentes (televisores, aspiradoras, neveras, etc.), inclusive compartir el equipo con otros miembros del hogar, aumentan el riesgo de ataques.

Buenas prácticas

Pero esto no debería suponer un rechazo al teletrabajo, ya que con preparación y prácticas correctas, esta nueva realidad empresarial puede traer beneficios tanto a los dueños como a sus trabajadores: mejora el rendimiento, la calidad de vida, reduce gastos, reduce el absentismo laboral y aumenta la retención de talento, entre otros.

Para ello, basta con seguir algunas normas que se adapten al tipo de empresa, aunque entre las medidas más básicas se encuentran: la instalación y actualización regular de softwares de seguridad, realización de copias de seguridad anti-ransomware, la utilización de dispositivos y protocolos autorizados para el acceso a distancia apalancados en Zero Trust y, sobre todo, formar y concienciar a los colaboradores por medio de campañas y simulaciones de ataques.

Ya sea en la antigua o en la nueva realidad, parte del éxito de toda empresa es adaptarse y adelantarse, no solo a sus competidores, sino también a las posibles amenazas. Así el teletrabajo no debe verse como una posible fuente de riesgo, sino como una oportunidad de crecimiento y como parte de una evolución donde tanto empleadores como colaboradores, salgan beneficiados.

En Tigo Business creemos firmemente en buscar las soluciones adecuadas para cada tipo de negocio, donde la Ciberseguridad sea la parte más importante en la transformación digital de las empresas.

Comparte

Comentarios