Transformación digital y ciberseguridad van de la mano

Tigo | 26 de noviembre, 2020

Transformación digital y ciberseguridad van de la mano

Comparte

Transformar digitalmente una empresa es más que automatizar procesos, hay un incremento manejo constante de información sensitiva de la empresa en la red. Se prepara un cambio, hay un volver al cliente desde una perspectiva holística, hay desconocimiento y resistencia por parte del equipo humano.  Toda organización que se transforma digitalmente es un posible blanco del ataque de ciberdelincuentes, por eso, debe prepararse constantemente. En consecuencia, transformación digital y ciberseguridad van de la mano.

Aunque el enfoque clave es minimizar, prevenir amenazas y riesgos, se hace necesario conocer los posibles ciberataques e invertir en prevención. Es por ello que se dedica gran cantidad de horas a analizar las vulnerabilidades y falencias que en materia de ciberseguridad tienen las empresas que emprenden el camino de la transformación.

¿Incluye la ciberseguridad en sus planes estratégicos? ¿Necesita una guía para hacer frente a la ciberdelincuencia?¿Quiere conocer más sobre medidas de mitigación de riesgos en procesos de transformación digital?En este artículo abordaremos el tema e incluiremos un enlace para la descarga gratuita del White Paper: Transformación Digital, Ciberdelincuencia y Medidas de Mitigación. Continúe leyendo ¡No se lo pierda!

Transformación digital y ciberseguridad

Para lograr que su transformación digital sea exitosa toda empresa debe replantear constantemente el modelo de negocios. De igual manera, se requiere involucrar y comprometer a todos los trabajadores porque los roles y responsabilidades cambian con la transformación digital. irán cambiando.

Al mismo tiempo que se transforma la empresa, se debe colocar al cliente en el centro de la estrategia y ver a la tecnología como su aliada para lograrlo. La transformación es un proceso constante que implica innovación, apertura al cambio y uso inteligente de los avances tecnológicos.

¿Cuándo se dice que una empresa se está transformando digitalmente? ¿Por qué es necesario desarrollar paralelamente al plan de transformación un plan de ciberseguridad robusto?

En principio, la transformación digital es la reinvención de una organización mediante el uso de la tecnología digital en sus procesos. Durante el período álgido de transformación el objetivo es optimizar la forma de trabajo de la empresa. Igualmente, se comprometen con la capacitación de sus empleados y con programas que les ayuden a lograr ese cambio. En resumen, este tipo de transformación depende, en gran medida, de la adaptabilidad de su recurso humano y el manejo del cambio.

La transformación digital es el resultado de la integración de las nuevas tecnologías en todas las áreas de una empresa para la satisfacción de los clientes. Los negocios cambian su manera de operar, optimizan procesos, son más competitivos, mejoran, eliminan los requisitos complicados, les ofrecen a los clientes productos y servicios más eficientes.

Ciertamente, el objetivo final de un negocio no es la transformación digital, sino la transformación empresarial, un cambio en el modelo de negocios; igualmente, un enfoque orientado al cliente. Por esta razón, aprovechan las capacidades digitales para transformar una empresa tradicional en una de alto rendimiento en digital.

El enfoque que rige se apalanca en tecnología e innovación para encontrar nuevas maneras de abordar y servir al cliente. Se buscan soluciones para apoyar el proceso, se integran metodologías ágiles, eficientes y amigables para facilitarle al cliente el contacto con la empresa. Por ello, toda la estructura organizacional experimenta el rediseño de roles, la adopción de cambios y el aprendizaje de nuevas maneras de comercializar, vender y servir al cliente.

ADN de transformación del negocio y ciberseguridad

Mientras la empresa asume la transformación digital como parte de su ADN, se prepara para el futuro sin dejar de hacer negocios en el presente. Por lo tanto, centra las decisiones en el análisis de datos, compilan datos desde distintas fuentes de interacción con clientes. A su vez esos datos y la gestión de Big Data ayudan a la organización a comprender mejor a la clientela y a adelantarse a sus deseos.

En ambos lados de la transformación digital se encuentran personas siendo el centro de ella. Por su lado, están los que se mantienen en comunicación con la empresa (clientes) y los que crean esos mensajes de parte de la empresa (empleados). Lo cierto es que donde hay personas, siempre existen vulnerabilidades de ciberseguridad. En principio se dan por desconocimiento, por uso inadecuado, por descuidos, por carencia de formación y otras razones.

A lo interno de la empresa se requiere visibilizar la gravedad de las amenazas y vulnerabilidades. Del mismo modo, la alta dirección debe proporcionar recursos para que los expertos tengan la capacidad de responder rápida y efectivamente a los ciberataques.

La experiencia indica que gran parte de los ciberataques tienen en común las vulnerabilidades que detectan los hackers de sombrero negro, porque no se tomaron medidas preventivas, no se aplicaron “los parches” y actualizaciones para solucionarlas. En otras ocasiones, la vulnerabilidad se relaciona a deficiencias en la instalación.

Dimensionar los requerimientos para llevar a cabo inversiones realistas en materia de ciberseguridad es una necesidad que no puede retrasarse. Es necesario ver con luces largas vulnerabilidades y consecuencias de un ciberataque. Hay que evaluarlo desde la visión empresarial como de la tecnológica.

“Ciberataques, más sofisticados, más frecuentes”

Es vital comprender que gran parte de los incidentes tienen lugar por error o desconocimiento de las personas que laboran en las empresas. Al saberlo, hay que ir más allá, es necesario establecer los controles y capacitaciones para solventar esta falencia.  

Conocer la clasificación de las vulnerabilidades de ciberseguridad le permite visualizar su organización y tener claridad al encontrarlas:

  1. Vulnerabilidades no conocidas
  2. Vulnerabilidades ya conocidas en recursos instalados (sistemas o aplicaciones)
  3. Vulnerabilidades ya conocidas en recursos no instalados.

En toda empresa que experimenta un proceso de transformación digital utilizando la red con más frecuencia, el plan de capacitación, actualización y seguimiento de protocolos de ciberseguridad debe ser constante.

Independientemente del tamaño de la empresa, del tipo de negocio o mercado al que atiende, hay ciberdelicuentes interesados en sus activos digitales. Es más, los ciberataques se dan por la falta de coordinación entre las diferentes áreas de la organización y por no llevar a cabo o dilatar la actualización tecnológica.

Carecer de una estrategia integral de seguridad es el inicio de los problemas de ciberseguridad. Las consecuencias de un ciberataque pueden conllevar multas, daño reputacional, costos elevados de recuperación y hasta la quiebra de un negocio.

No espere un incidente de ciberseguridad en su organización para tomar acciones. Le invitamos a descargar el Whitepaper que hemos trabajado para usted aquí.

Comparte

Comentarios