Delitos cibernéticos y códigos penales

Tigo Panamá | 18 de marzo, 2022

Delitos cibernéticos y códigos penales

Comparte

Con más de un millón de víctimas de delitos informáticos al día en el mundo es preciso prestarle más atención. Sin duda, los delitos cibernéticos y códigos penales son temáticas de actualidad. Mientras, los noticieros informan los delincuentes siguen atacando. Cada día, aparecen nuevas maneras de acceder a los activos digitales de empresas y personas.

Tal vez, el problema está en comprender la naturaleza de los delitos informáticos y a su vez, en capacitar a las personas. Porque, por más que se deseen modificar los códigos penales, los delincuentes encuentran nuevas maneras de atacar. Muchas de ellas, siquiera se pueden detectar hasta que es muy tarde.

Asimismo, las leyes toman tiempo en aprobarse y los delincuentes son muy rápidos. Además, todo en tecnología es muy dinámico. Por tanto, el delito que se cometía hace tres meses, seguro dejará de ser atractivo y habrá nuevas maneras de atacar en la red. Ante esta realidad ¿qué se puede hacer?

Iniciamos por establecer que el delito informático es una acción fuera de la ley que se lleva a cabo utilizando medios informáticos. Podría decirse que desde que se hizo más común usar la red, los delincuentes se las arreglaron para atacar a los usuarios. ¿Qué hay de los códigos penales y las leyes?

A pesar de los intentos por legislar sobre delitos cibernéticos parece que los hackers van ganando. Pocas veces, se escucha en los medios sobre penas y arrestos a estas personas. Más bien, los titulares remarcan que es muy difícil ubicarlos, porque atacan desde otros países.

Si bien, hoy se conoce el Convenio de Budapest, del que puede leer más en este enlace. También es cierto que, los países que se adecuan a este documento han de modificar leyes obsoletas. ¿Estarán dispuestos a hacerlo con la rapidez que se necesita?

Delitos cibernéticos y códigos penales

¿Qué hay de las leyes? En esencia los primeros intentos por establecer leyes se remontan a 1983. En ese entonces, la OCDE designó un comité de expertos para discutir sobre delitos. Así también, estableció un punto de partida para que los países fueran modificando sus leyes.

A pesar de que los delitos en la red no conocen de fronteras cada país trabaja por separado. Por tanto, el problema se hace más grande porque en lugar de unirse invierten fondos y recursos por separado. Por eso, cuando surgen investigaciones a escala regional, se demoran, pocos países están anuentes a compartir los datos. Tampoco, se preocupan por una legislación unificada, porque creen que es demasiado compleja. Es por ello que, un delincuente puede estar en otro continente y atacar a personas en el país menos esperado.

Entonces, los delitos cibernéticos y códigos penales no van a la misma velocidad. Con poca inversión e infraestructura los investigadores y fiscales no logran hacer un cambio. Por su parte, los delitos en la red siguen en aumento y los delincuentes especializándose.

En la medida que la red sea más y más utilizada, todas las naciones con presencia en ella, tendrán que adaptarse a estos cambios. Comenzando por las leyes, no sin antes comprender lo que involucra cada delito. En palabras sencillas, se requiere capacitación, más expertos en tecnología y leyes. Y, sobre todo, voluntad real para hacer que pase.

De requerir más información sobre ciberdelitos en Panamá lea nuestro artículo y de encontrarlo útil, compártalo con otras personas que puedan beneficiarse de su lectura.

Imagen: Pixabay

Soluciones integrales a delitos comunes

Según la OCDE los delitos cibernéticos son “cualquier comportamiento antijurídico, no ético o no autorizado, relacionado con el procesado automático de datos y/o transmisiones de datos”.

Gran parte de los delitos ya son conocidos, pero las sanciones y penas son distintas de acuerdo al país. En algunos países siquiera se pueden juzgar porque no existen las leyes adecuadas. Veamos un listado de algunos delitos cibernéticos que bien podrían estar en todos los códigos penales:

  • Fraude en redes sociales.
  • Suplantación de identidad digital.
  • Acceso a sistemas informáticos de terceros.
  • Estafas y hurtos a través de medios electrónicos.
  • Transferencias de activos monetarios no consentidas.
  • Robo de datos.
  • Grooming/pederastia en la red.
  • Cyberbulling
  • Daños y sabotajes/cracking.
  • Delitos contra la propiedad intelectual.

Cuando se examinan los sistemas legales se repite el escenario: no existe un listado universal de delitos cibernéticos. Por eso, son contadas las naciones que tienen leyes actualizadas de delitos cibernéticos. Casi siempre, se legisla o se modifican leyes con más años de existencia que Internet. Es decir, se trata de ajustar la ley a una realidad muy distinta. Empezando porque los medios digitales y la tecnología son creaciones más recientes.

Por lo tanto, la cooperación internacional y el trabajo conjunto para lograr leyes que se ajusten a la realidad del siglo XXI son muy necesarias.

Comparte

Comentarios