E-commerce: omnicanalidad y ventas

Tigo Panamá | 15 de noviembre, 2021

E-commerce: omnicanalidad y ventas

Comparte

A partir de los confinamientos el mundo encontró en la red al salvavidas para mantenerse en contacto y, sobre todo, para comprar. Y parece que esta tendencia ya es una constante. Por ello, E-commerce: omnicanalidad y ventas son tres áreas a las que prestar atención. Sin dudas, toda empresa que se ajusta al nuevo entorno comercial requiere conocerlas bien. ¿Qué hay de tu emprendimiento? ¿Sabes cómo usarlas a tu favor? Aquí te damos consejos útiles.

Es casi seguro que lo primero que resuena al leer es omnicanalidad, una palabra larga y que se intuye, pero, mejor despejemos dudas. ¿A qué se refiere? ¿cuál es su significado? ¿cómo puede ayudar a una pyme?

Primero, el prefijo omni viene del latín y se usa cuando una palabra hace alusión a totalidad. Entonces, si se juntan omni con canalidad hablaríamos de presencia en «todos los canales». Dado que, se habla de ventas y de la red, en consecuencia, se refiere a todos los canales de venta.

Por eso, cuando un emprendedor decide hacer una página de comercio electrónico requiere recordar la relación entre e-commerce, omnicanalidad y ventas. Sobre todo, porque los usuarios quieren ser libres y usar los canales según su gusto y conveniencia.

Queda claro que el canal no es una opción para elegir, es un conjunto de herramientas que la Pyme pone a disposición del usuario para que compre cuándo y dónde prefiera. En efecto, esta realidad está centrada en la premisa de atención de calidad y el cliente en el centro. ¿Te parece conocida? Por supuesto, está en sintonía con la transformación digital que tanto se menciona en todas partes.

Pues bien, se vale recordar al cliente como centro de toda estrategia y todas las áreas trabajando en coordinación para lograr el objetivo del negocio.

Imagen: Pixabay

E-commerce: omnicanalidad y ventas

Tal como sucede con todas las corrientes de mercadeo y comercialización existen ventajas de su uso. Por ejemplo, si aplicas el pensamiento omnicanal podrás atender al cliente en simultáneo en más de un sitio. ¿Y qué se gana al hacerlo?

Por lo general, es posible superar las barreras de territorios, en la red no hay fronteras físicas. También, llegas a esos compradores que tu negocio realmente necesita. Y finalmente, tienes un puente invisible entre lo físico y lo virtual.

Así, estarás integrando la comunicación, la transacción comercial, logística e inventario para que tu cliente experimente un proceso de ventas fluido y quiera repetirlo. Es más, para que te recomiende y esto usualmente, lo hará en las redes sociales. Y por supuesto que, con el boca a boca.

Antes de seguir, te sugerimos echarle un vistazo a dos artículos que te ayudan a emocionar y venderle a la mente de tu cliente y a confirmar la seguridad en los entornos virtuales y físicos.

«Omni-Channel no es una estrategia, es un estado mental de la empresa.»

José Carlos Cortizo Pérez
Imagen: Pixabay

Pasos para crear una visión omnicanal

Al inicio explicamos que se centra en el cliente ¿recuerdas? Por ello, es necesario que conozcas bien a tu consumidor. Vas a requerir observar, investigar, conocer, análisis y certeza. ¿A quién se dirige el producto o servicio? Luego, y en función de esos datos que tienes del cliente, debes elegir los canales que utilizan y estar en ellos. Vas a seleccionar un canal principal para interactuar, comunicar y ajustarás el resto a la estrategia. Sin olvidar que todos trabajan en coordinación y a la vez.

Después, viene la parte compleja, conectar todos los canales con tecnología para brindar el mejor servicio en todos los puntos de contacto. Pero, ten presente que la tecnología no es nada si las «personas» que están detrás, los que trabajan contigo no tienen interés por el cliente. Es sencillo, sin una actitud de servicio tu estrategia omnicanal no será exitosa. ¿Por qué? Bueno, entre más puntos de contacto tienes, más debes cuidar lo que sucede en ellos.

Por su parte, los mensajes y las tácticas deben diseñarse para cada canal, por su naturaleza propia, cada uno es en sí mismo un universo. Aprovecha esta realidad para conectar con los usuarios.

Sin dudas, todo gira hacia una mentalidad de múltiples puntos de contacto, el cliente es omnicanal, las comunicaciones, los servicios de pago. Así cambió el mundo, así es el nuevo esquema en el que se ofrece, compra y vende.

Finalmente, la omnicanalidad exige invertir tiempo y recursos monetarios en actualización, mantenimiento y mejora continua. Aunque lo sepas, la realidad es que, en la red todo cambia rápido. Y el consumidor se adapta a esos cambios, busca lo último. Es por ello, que deja de ser leal a marcas o empresas que se quedan en el pasado.

Comparte

Comentarios