Inteligencia Artificial en la industria alimenticia

Tigo Panamá | 11 de marzo, 2021

Inteligencia Artificial en la industria alimenticia

Comparte

¿También en los alimentos? Sí, la Inteligencia Artificial en la industria alimenticia tiene años de desarrollo. Y, aunque muy poco se divulgue, sus avances son extraordinarios. Pues bien, en toda la cadena de suministro de alimentos hay espacio para aplicaciones de IA. Por consiguiente, grandes productores de alimentos las integran a sus operaciones.

Sin duda, la Inteligencia Artificial está presente en gran parte de los procesos productivos y en ocasiones, es la responsable del producto final. ¿Cómo es posible? Por ejemplo, en Chile hay una empresa emergente que utiliza un algoritmo llamado «Guiseppe» que es capaz de preparar alimentos que mantienen su sabor original cambiando los ingredientes de origen animal por vegetales.

En contraste con la industria tradicional y en medio de la pandemia, The Not Company (Notco), llamó la atención de la Fundación de Jeff Bezos, logrando una inversión de US$ 85 millones para expandirse a Estados Unidos. Todo un suceso al ser una empresa de tecnología de alimentos latina.

Lo que hace con los datos y algoritmos

A medida que se comprende mejor al usuario a través de datos, se crean soluciones con algoritmos de IA. Como resultado, utilizan analítica predictiva del consumo y demanda, analizan y aprenden patrones. Y con ello, las empresas son capaces de aumentar o disminuir los procesos de producción de alimentos. Con acciones tan sencillas como la mencionada, practican la producción ética y sostenible.

Algunas empresas han creado gemelos digitales que ajustan, en tiempo real, lo que producen. Es así como reducen el riesgo de producir demás. No obstante, los humanos son los responsables de guiar los procesos y decidir.

Regresando al caso de The Not Company (Notco), la startup, encontraron y registraron los datos de los componentes de los alimentos. Se dieron cuenta qué le da sabor, color y textura a lo que comemos. En esencia, saben la razón por la que nos gusta o no un alimento. Más tarde, con esos datos desarrollaron el algoritmo que les dice cómo reemplazar esos componentes con vegetales. ¡Es algo genial! y lo hace un algoritmo.

Drones intervienen en el proceso de siembra y cultivo.

¿Inteligencia Artificial en la industria alimenticia?

Para comprender mejor cómo se integra la inteligencia artificial en la industria alimenticia demos un paseo por los procesos necesarios para que los alimentos lleguen a nuestras mesas. Así, partiendo de la producción hasta llegar al consumo, observaremos robots, algoritmos, impresión 3D, uso de datos en conjunto con IA y un poco más.

¿Le gustan los alimentos de calidad? Todos los preferimos. Sin embargo, olvidamos que las frutas y vegetales pasan por un viaje desde que son semillas hasta que llegan a nuestras bocas.

Produciendo con Inteligencia Artificial

Ya sean de origen animal o vegetal, lo que comemos parte de un estado, se transforma y llega a nosotros. Al igual que otros productos, los alimentos pasan por procesos, entre ellos; la siembra, el cultivo y la cosecha. Es un proceso que se repite millones de veces para alimentar a la población mundial. Por ello, los tecnólogos proponen mejoras en cada uno de sus eslabones. En efecto, buscan hacerlos más rápidos y confiables.

Por ejemplo, los productores de piña de nuestro país envían contenedores de la fruta a mercados extranjeros. Gran parte de ese proceso de selección está semi automatizado, pero, integrando soluciones de inteligencia artificial es posible cumplir con los parámetros en menor tiempo, reduciendo costos. Aunque siempre será necesaria una costosa inversión inicial.

«Llevar drones, mapas satelitales, máquinas de riego, bases de datos sobre cosechas previas y más tecnología a la agricultura, es un reto para los pequeños productores.»

Nicolás Suárez, consultor de Digital y Analytics de PwC

Sin que tengamos conciencia de ello, las soluciones de Inteligencia Artificial, el uso de datos y la trazabilidad son parte de la producción de carne bovina, de cerdo y de pollo.

Transporte inteligente

Otra manera en la que la Inteligencia Artificial se hace presente es en la gestión de flotas inteligentes. Se aprovechan los datos generados para estudiar patrones y como resultado, se usan rutas con menor gasto de combustible, más eficientes. Así mismo, se programan itinerarios y horas de entrega.

En lugar de asumir, con ubicación satelital, se conoce la ubicación precisa de la mercancía y hay controles. Al mismo tiempo, con aprendizaje automático se llega a conocer con precisión las temperaturas de los vagones de carga, si hay cambios y evitar que los productos se dañen en el trayecto.

Logística y almacenaje

La mejora en planificación está entre los beneficios claros de la inteligencia artificial en la logística de alimentos. Ya que, con datos precisos y analizando patrones se puede predecir, logrando anticiparse y conocer volúmenes de productos requeridos. Por su parte, en almacenaje es más sencillo conocer las dimensiones que se precisan, los tiempos ideales para mantener. Por ejemplo, una cadena de frío funcionando bien, sin que se dañen los productos perecederos.

A su vez, en los centros de almacenaje es muy común encontrar robots, brazos mecánicos haciendo el trabajo de fuerza. Aumentando así, la eficiencia de la operación.

Distribución e inteligencia Artificial en la industria alimenticia

Si algo es claro, es que el mercado es el sitio donde convergen demanda y oferta. Con las limitantes de movilidad del 2020, fue necesario reaprender a distribuir productos en condiciones únicas.

Lo que parecía un problema demasiado complejo dio pie a soluciones como los marketplaces inteligentes. Sitios que funcionan con inteligencia artificial y Blockchain para procesar las compras de alimentos de restaurantes y comercios minoristas uniendo pequeños pedidos y haciendo volumenes interesantes. Así, se garantizó el movimiento de los alimentos e insumos entre productores y vendedores.

Comercialización inteligente

La clave de la comercialización está en los datos de los consumidores. Una vez, la inteligencia artificial conoce los patrones de consumo, los algoritmos predicen en función de gustos y compras históricas. Aunque, también lo hacen tomando en cuenta las intenciones y deseos del consumidor. Con todo esto, las cadenas de supermercados y empresas de distribución de alimentos realizan compras al por mayor precisas. Incorporando soluciones de IA, empresas como Walmart son capaces de reponer productos sin que el cliente perciba que hacen falta en la tienda. Por su parte, en los sitios de compra en línea se calcula el tiempo necesario para que los alimentos lleguen en perfectas condiciones a su destino.

Consumo de alimentos

Para finalizar el viaje imaginario, llegamos al consumo de alimentos. Aquí, la inteligencia artificial se apropia de los electrodomésticos que hoy son capaces de hacer y enviar la lista de compra a la tienda de víveres. En cuestión de minutos se procesa la compra y el despacho.

Otro ejemplo de este proceso se da en restaurantes que ofrecen a sus comensales recetas hechas con Inteligencia Artificial. Sí, leyó bien, luego de recoger datos sobre las tendencias, necesidades y gustos de los consumidores y a partir de ellos, se elaboran platos. Una especie de aplicación de la fórmula de Neftlix en la industria de alimentos.

¿En qué beneficia la Inteligencia Artificial en la industria alimenticia?

A partir del uso de Inteligencia Artificial toda la cadena de producción de alimentos recibe beneficios. No obstante, su despliegue en nuestra región es poco en comparación con otros países. Razón por la que le instamos a indagar e ir considerando estas tecnologías en sus procesos. Ahorrará tiempo y dinero, aumentará su eficiencia.

Si le ha interesado y quiere saber más lea ¿Cómo funciona la Inteligencia Artificial?

Referencias consultadas

A critical review on computer vision and artificial intelligence in food industry, Journal of Agriculture and Food Research, Volume 2, 2020, 100033,

ISSN 2666-1543, https://doi.org/10.1016/j.jafr.2020.100033. (https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2666154320300144)

Comparte

Comentarios