Movilidad en bicicleta y datos

Tigo Panamá | 18 de abril, 2022

Movilidad en bicicleta y datos

Comparte

Con los cambios sociales de los últimos años y el incremento de los precios de la gasolina hay que observar la movilidad en bicicleta y datos que genera este fenómeno.

De un tiempo acá, ver personas ir y venir en bicicletas ya no es asunto de los Países Bajos. Por todos lados, hay una tendencia al alta en el uso de este transporte. ¿Qué hay de nuestra región? Más que suficiente razón para escribir sobre movilidad en bicicleta y datos. ¿Qué se sabe? ¿Serán los datos suficientes para tomar decisiones?

En otras partes de la tierra, sobre todo, en ciudades grandes se usan bicicletas como el medio de transporte más sostenible. En concreto, son los llamados ciclistas urbanos, personas que utilizan la bicicleta para ir a sus trabajos, escuela y no solo para hacer deporte.

Según medios noticiosos españoles, la bicicleta y su uso aumentaron a partir de las restricciones de movilidad producto de la crisis sanitaria. Por ello, se incrementó la venta de bicicletas nuevas duplicando la de automóviles. A pesar de ello, la bicicleta es el medio de transporte urbano minoritario.

Un poco más cerca en Bogotá, Colombia también crece el uso de la bicicleta como medio de transporte y no solo por deporte.

¿Por qué la bicicleta y no los autos? En principio como estrategia para reducir el uso excesivo de vehículos motorizados. Al impulsar otras formas de movilidad dentro de las ciudades se reduce su huella y se cuida el planeta.

A partir de datos de la fundación Thomson Reuters, se sabe que la contaminación ambiental producida por la quema de combustibles fósiles, acorta la expectativa de vida en 1.8 años.

Pues bien, desde la perspectiva de Big Data y ciudades inteligentes hay mucha información importante que analizar y compartir. ¡Vamos a ello!

Movilidad en bicicleta y datos, hay mucho por aprender

Dado su alto impacto contaminante, la opción es reducir, tanto como se pueda, el uso de autos tanto privados como transporte público.

Más que una tendencia pasajera, es una de las estrategias más importantes del plan de movilidad activa. Desde los organismos internacionales y la agenda 2030 se apuesta por ella.

Primero, porque cambiar la forma de movernos en la ciudad genera una reducción a casi cero en gases contaminantes. Por otro lado, propicia una inmediata mejora en la salud de quienes usan la bicicleta, pasan a actividad constante.

Con tan solo desplazarse en bicicleta se consumen 50 veces menos energía que al hacerlo en un auto. Igualmente, se reduce el ruido propio de los vehículos. Y una cifra importante, cada kilómetro recorrido en bicicleta evita la emisión de 300 gramos de CO2.

De hecho, aporta mucho a los esfuerzos para mejorar la crisis climática. En la actualidad, la movilidad usando vehículos de motor Diesel y gasolina es la responsable de la contaminación de las grandes urbes y ciudades. Sin duda, hay que hacer algo al respecto.

“Una política ciclo-inclusiva es aquella que busca integrar el uso de la bicicleta en la red de transporte con condiciones seguras y eficientes.”

Biciudades
Imagen: Pixabay

Bicicleta y cifras ¿Hacia dónde se dirige el transporte público?

En tanto que se ponen de acuerdo los tomadores de decisiones, la movilidad sostenible es la opción con mayor cantidad de personas a su favor. Por su lado, todo parece indicar que la industria procura hacer un cambio hacia la movilidad de vehículos eléctricos.

Ya en países como China y Noruega la flota vehicular nueva llega a tener casi un 50% de vehículos eléctricos. A su vez, las empresas eléctricas promueven el uso de sus áreas gratuitas de carga. Pero, hay un pequeño y gran detalle, los costos, no toda la población puede optar por costear un automóvil eléctrico. En cambio, una bicicleta sencilla cuyo valor sea cada vez menor, es una alternativa poderosa.

Un ejemplo notable es la capital de Dinamarca en la que el 62% de los viajes diarios al colegio o al trabajo son en bicicleta. Realmente impresionante, sus ciudadanos son conscientes y promueven con hechos el cambio.

Aun cuando lo sabemos, en temas como la movilidad la ciencia de datos: «la capacidad de tomar datos, para poder comprenderlos, procesarlos, extraer valor de ellos, visualizarlos, comunicarlos» hace la diferencia. Solo usando datos se analiza la situación con certezas. En consecuencia se pueden tomar mejores decisiones.

Existe el índice Copenhagenize que mide cada dos años, el progreso de la movilidad en bicicletas. A su vez, presenta el listado de las veinte urbes que a nivel global cuentan con una mayor cultura de la bicicleta y una mejor infraestructura para su uso.

Imagen: Pixabay

Algunas cifras de las bicicletas en el mundo:

  • Milán construirá 750 kilómetros de carriles de bicicletas para crear la mayor red ciclista de Europa.
  • París construye un circuito para bicicletas de 680 kilómetros.
  • El 80% de los hogares alemanes tienen, al menos, una bicicleta.
  • 20 bicicletas ocupan el mismo espacio que un vehículo.
  • Se estima que en el mundo hay alrededor de mil millones de bicicletas.
  • Por ejemplo, en China hay alrededor de 450 millones de bicicletas.

Aunque es a paso lento, ya Panamá cuenta con el Decreto ejecutivo 206 del 30 de abril de 2021 que regula la circulación de bicicletas en vías públicas, ciclo rutas, ciclovías con medidas de seguridad. Tal vez, el obstáculo más grande de las bicicletas en Panamá es el clima tropical lluvioso. E igualmente, la poca infraestructura para el uso seguro de bicicletas.

¿Por qué interesarse en un blog de tecnología por las bicicletas para el transporte? Porque en la medida que cambie la manera de movilizarse se crean nuevas oportunidades. Tanto de negocios como de mejora continua y permite ajustar los productos tecnológicos al nuevo estilo de vida.

Comparte

Comentarios