Poesía e Inteligencia Artificial ¿es posible?

Tigo Panamá | 19 de marzo, 2021

Poesía e Inteligencia Artificial ¿es posible?

Comparte

Poesía e Inteligencia Artificial juntas ¿es posible? Durante siglos se ha considerado a la poesía la más sublime de las expresiones del lenguaje.  Es por ello, que su definición apela a la belleza a través de las palabras. Es decir, poesía es expresarse de forma hermosa utilizando un lenguaje

Quizás un artículo sobre este tema en un Blog tecnológico deje de marcar muchos “me gusta”. Pero, tomando como punto de partida su relación directa con la creatividad e innovación, con las matemáticas y con la Inteligencia Artificial, son suficientes razones para dedicarle unas líneas de pensamiento e investigación.

A propósito de la poesía, desde la visión de la inteligencia artificial está bien preguntarse ¿por qué desarrollar algoritmos poetas? Y a fin de cuentas ¿pueden ser creativas las máquinas? Podríamos decir que sí, pero, igual, podríamos argumentar que no. De hecho, desde hace 30 años se trabaja en descubrir las conexiones entre la creatividad y la curiosidad. Se ha hecho a través de lo que se conoce como «ARTIFICIAL CURIOSITY AND CREATIVITY». Ciertamente, existen otros ejemplos de investigación de lenguaje natural desde 1990.

Lenguaje Natural y escritura

Antes de continuar, la pregunta obligada es ¿qué es lenguaje natural? Cuando hablamos de generación de lenguaje natural nos referimos a la “capacidad de traducir información no lingüística de entrada a la máquina, a un texto legible por humanos.”

En primer lugar, la poesía tiene un componente emocional fortísimo, con lenguaje metafórico o figurado que da pie a construcciones del pensamiento. A su vez, estas construcciones salen del cerebro humano en forma de palabras. Luego, son leídas por otro humano y vuelven a entrar en el decodificador más potente que se conoce: el cerebro. Por su parte, todas esas palabras, llenas de emociones, llegan al corazón que es el centro neurálgico de las emociones. Un poema tiene, como puede notar, entradas y salidas, comunicación y un lenguaje común.

¿Y qué decir de la sensibilidad requerida para escribir poesía?  Veamos el caso del “Poeta de la costa”, robot que podría darnos la respuesta a esta interrogante.

Sensibilidad poética en robots

Empecemos con el robot autónomo llamado “Poet on the Shore producto de la inteligencia artificial, capaz de deambular por la playa. Al ver el video de su desplazamiento, pareciera ser que disfruta viendo el mar, escuchando el sonido de las olas, del viento y de las aves marinas. Su creadora dice que pasa la mayor parte del tiempo deambulando en solitario para escuchar y sentir. Y a veces, por propia autonomía, escribe versos en la arena y observa cómo las olas se los llevan.

¿Cómo es posible este comportamiento? Es así, el robot tiene una serie de sensores que le “permiten sentir” los elementos que lo rodean.  A través del aprendizaje automático, descubre los patrones y crear asociaciones en su procesador. Además, traduce lo que percibe en poemas y los escribe en la playa.

En lenguaje sencillo, el robot, es capaz de tener experiencias multisensoriales y manifestar algo similar a la sensibilidad poética sin la intervención de humanos.  Como resultado, sus percepciones dan valor a su existencia y comparte intervenciones temporales en su entorno. Hasta cierto punto, se expresa a través del gesto cinético y poético, revelando su existencia nada útil porque los versos que escribe son arrastrados por las olas o el viento.

Poesía, creatividad y algoritmos

La creatividad y la innovación son esenciales para alcanzar el éxito personal y profesional en un mundo que se transforma con iniciativas digitales. De hecho, la creatividad es la capacidad humana para inventar, generar ideas, crear modelos y productos novedosos y útiles.  Al mismo tiempo, la innovación es creatividad aplicada. Pues, innovar consiste en transformar ideas en soluciones valiosas en un determinado campo. Por tanto, se cree que la creatividad conduce a la innovación.

“Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio.”

Federico García Lorca (1898-1936) Poeta y dramaturgo español.

Se abre un espacio para los algoritmos porque ellos son un conjunto de instrucciones o reglas definidas y no-ambiguas, ordenadas y finitas que permite procesar datos y llevar a cabo actividades.​ Imagínelo, la inteligencia artificial produce una salida: un texto poético cuando usted le da una instrucción, reglas, ejemplos y datos

Poesía e inteligencia artificial ¿que se está haciendo?

Iniciamos con un sistema de inteligencia artificial que escribe poesía a partir de imágenes. Es un estudio conjunto entre investigadores de Microsoft y de la Universidad de Kioto (Japón) que lleva por título «Beyond Narrative Description: Generating Poetry from Images by Multi-Adversarial Training»

También, Stephen McGregor, doctorado en creatividad computacional de la Universidad Queen Mary de Londres, que desarrolló un sistema de generación de poesía que analiza estadísticamente Wikipedia y 1.500 sonetos ingleses. Con estos datos, construye representaciones geométricas de significados y fonemas en un espacio multidimensional donde los puntos imitan las conexiones de las palabras.

Según comenta el investigador: «Representando las palabras como puntos en el espacio, adquieren la habilidad de interactuar entre ellas».

Los ejemplos continúan, en centros de investigación los algoritmos poetas son el centro de estudios.

Poesía e Inteligencia Artificial ¿es posible?

Continuaremos, con WASP (Wishful Automatic Spanish Poet) un robot poeta que aprendió a escribir inspirándose en sonetos del Siglo de Oro español. En suma, es una inteligencia artificial que incursiona en la escritura poética, un software de IA que tiene veintiún años de perfeccionamiento. Fue creado por Pablo Gervás, doctor en informática de la Universidad Complutense de Madrid e investigador del departamento de Ingeniería de Software e Inteligencia Artificial de la Universidad Complutense de Madrid. Allí, también dirige el Instituto Universitario de Tecnologías del Conocimiento y el grupo de investigación NIL (Interacción Natural basada en el Lenguaje).

En cuanto a su creación el doctor Gervás ha dicho que es «una especie de poesía evolutiva que revisa los mejores hasta tener los versos más conseguidos.» Añade que al «igual que los poetas de verdad aprenden a escribir leyendo poemas y se entrenan con otros textos, nosotros empezamos introduciendo la poesía del Siglo de Oro español.»

«A mí me interesaba reproducir la capacidad de las personas de hacer literatura, textos literarios, y crear programas que pudieran generar poesía.»

Pablo Gervás

¿Seguiremos viendo poesía e inteligencia artificial?

De hecho, todo indica que la respuesta es positiva. Los creadores lo han hecho. Por ejemplo, el artista español de los robots que fabricó a PaCo, el poeta indigente.

Hace más de quince años Carlos Corpa, desarrolló un humanoide que se desplazaba en silla de ruedas y declamaba poemas dadaístas a cambio de unas monedas. Lo construyó con la ayuda de Ana García-Serrano, profesora del Departamento de Inteligencia Artificial de la Universidad Politécnica. Según leemos, el robot fue construido con materiales reciclados, el robot mendigo disponía de un sistema de generación de poesía desarrollado usando procesamiento del lenguaje natural.

«La poesía tiene una parte matemática clara: contar sílabas, buscar rimas, medir estrofas, todo eso que parece algorítmico sería lo fácil. Pero queda todo lo demás, que lo que cuente tenga interés y sentido. Y, de ahí nace la necesidad de generar esas narrativas con la inteligencia artificial» -Dr. Pablo Gervás

Libro de poemas creado por un software

Para concluir, revisemos el caso de la editorial china Cheers Publishing que en 2017 puso a la venta un libro de diez capítulos con 139 sonetos creados por el programa de Inteligencia Artificial Microsoft Little Ice. Lo interesante de este acontecimiento es que el software, llamado Xiaoice, escribió más de 10 mil poemas en 2 mil 760 horas (115 días). De ellos, ciento treinta nueve fueron seleccionados para la colección, titulada “Sunshine Misses Windows” (La luz solar se pierde en la ventana).  Note que cada uno de los capítulos resalta una emoción humana. ¿Cómo fue el proceso? El robot estudió previamente todos los poemas modernos de unos 519 poetas que datan de la década de los años veinte.

Sin dudas, al compararlo con un poeta humano, le habría tardado un siglo en preparación y estudio para generar los 10 mil sonetos que supo crear el programa inteligente.

Desde hace más de veinte años todos los 21 de marzo se celebra el Día Mundial de la Poesía, contrasta con los cincuenta años que tienen los programas e investigaciones que perfeccionan la capacidad de la Inteligencia Artificial para escribir poesía.  En realidad, algoritmos como RKCP y Microsoft Little Ice (XiaoIce) escriben poesía, algo que para muchos humanos es sumamente complicado, o no nos sale bien. 

Finalmente, este artículo busca abrir los ojos de los lectores al amplio mundo de posibilidades que tiene la inteligencia artificial en la vida diaria. Pregúntese que otras aplicaciones se siguen desarrollando.

¿Si le dan curiosidad los algoritmos? no deje de leer este artículo ¿Cómo funciona la inteligencia artificial?

Comparte

Comentarios